Imagen corporativa en Salamanca

El logo es la imagen representativa de una empresa. Este objeto gráfico se conforma a partir de la combinación de icono y tipografía o sólo de uno de estos elementos.  Para que un diseño de logo sea correcto tiene que estar bien planeado y tener en cuenta que éste deberá durar muchos años al frente de su empresa. Un logo no es un elemento que pueda ser modificado cotidianamente sino que debe mantenerse estable

En Salamanca son muchos los clientes que demandan un logotipo para su empresa. Un profesor de la Universidad Ponficia de Salamanca, Juan Ramón Martín San Román,  experto en la materia  aclara  que cualquier empresa tiene la necesidad de identificarse antes sus públicos, así que no hay una pauta concreta. Otro asunto es quiénes echan mano de un profesional y quienes intentan resolver esta necesidad mediante soluciones ‘domésticas’. Las primeras abundan menos.

Diego Ramos Ferrero trabaja en Equipo 30, una agencia de publicidad de Salamanca, forma parte del departamento de proyectos. Ramos Ferrero aclara cuales son los tipos de clientes son lo que demandan sus servicios: “En la provincia de Salamanca trabajamos fundamentalmente con un cliente muy importante del sector bancario. Además de esta entidad tenemos clientes de menor peso en cuanto a facturación pero que suponen retos diarios como empresarios de la hostelería, la prensa, instituciones públicas, etc”.

Para que una empresa sea conocida y posteriormente, se instale en la mente de los demandantes  necesita un identificador visual que le haga destacar por encima de las demás. Dos profesores de la Facultad de Comunicación de la Universidad Pontificia de Salamanca tienen opiniones diversas. Juan Ramón Martín opina que los identificadores visuales no hacen milagros, pero tienen una función fundamental: que se reconozca a la empresa en cualquiera de sus soportes. Es así de simple y de difícil al mismo tiempo. Lo que los miembros de la empresa y sus clientes o proveedores piensen sobre ella depende de muchas más cuestiones. La identidad visual es una más, ni más, ni menos importante.

En realidad, los logotipos son junto con el nombre de la empresa lo primero que se ha de realizar al constituirse un nuevo negocio. Alejandra Martín, profesora de la Facultad de Comunicación de la Universidad Pontificia de Salamanca y experimentada en Comunicación Corporativa  opina que el logotipo es fundamental para la proyección de la imagen corporativa de una organización. Si está bien diseñado,  refleja los valores corporativos de dicha organización, y se comunica adecuadamente, imprime esos valores en la imagen corporativa y en la marca, ya que remite al público a los principios, estilo y forma de hacer corporativos.

No existe una fórmula mágica a la hora de realizar un identificador corporativo, ya que cada empresa demanda una cosa diferente. Un logotipo tiene que adaptarse a cada organización. Mario Eskenazi, gran diseñador gráfico y premio nacional de diseño, dijo algo al respecto: ” Un logotipo, para ser bueno, sólo debe servir para ese cliente”. Esto es realmente complicadoporque  supone llegar a la esencia de la identidad de la organización y representarlo gráficamente.  Alejandra Martín cree que lo más importante a la hora de diseñar un buen logo es conocer los valores de la organización, que forman parte de su identidad, y ser capaces de transmitirlos en la tipolografía, colores, nombre, etc. que componen el logo. No se trata de una simple cuestión estética, sino que ha de ser un soporte comunicativo sobre los valores corporativo.

Las empresas que quieren identificarse, demandarán sus servicios a una agencia de publicidad. En ocasiones las agencias de publicidad tiene que ponerse las gafas de las empresas que requieren un identificador visual. Diego Ramos Ferrero explica que hay clientes que  dejan “total libertad” pero no es del todo cierto ya que, en su mayoría tienen una idea en la cabeza que no saben plasmar y esperan que tu trabajo se parezca a ella. En ese caso, es mucho mejor que  digan lo que piensan de entrada porque si no se realiza el trabajo en balde. Para los diseñadores  si la libertad es total  es mucho mejor ya que así pueden expresarse aunque en ocasiones los hay que prefieren seguir unas directrices y otros con más inquietudes artísticas que prefieren plasmarlas cuando pueden. En la provincia de Salamanca las distintas agencias ofrecen todo tipo de servicios. Estas abarcan desde aquellos clientes que simplemente quieren realizar una pequeña “planificación de medios” para insertar un anuncio en un diario como campañas totales en las que, partiendo de un briefing se elaboran estrategias en base a objetivos, diseño de cartelería, spots, planificación, diseños de regalos publicitarios… Éstas agencias se adaptan a las exigencias del cliente por pequeño o grande que sea el trabajo requerido. Juan Ramón Martín asegura que las empresas y agencias saben encontrar los medios ideales para cada cliente. Todo el sector de la hostelería salmantina se ha introducido en las redes sociales de forma completamente natural. Las empresas tradicionales (el comercio, por ejemplo), parece mas conservador.  Cada empresa conoce bien cómo le llegan los clientes, y sabe bien en qué medios encontrarlos. Encambio, Diego Ferrero asegura que en Salamanca siguen primando los convencionales aunque cada vez son más los clientes que solicitan trabajos para webs, para ferias…

Un esquema básico para que una nueva empresa exista antes sus públicos es, en primer lugar, darle un nombre. El segundo es dar forma gráfica a ese nombre. Si esto se hace de forma planificada y se implanta de modo sistemático la empresa tendrá un problema menos. A partir de ahí, todo lo demás…